Repartidores de costes de calefacción

¿Cómo funcionan?

Los repartidores de costes disponen de dos sensores que miden dos tipos de temperaturas:

  • La de superficie del radiador
  • La de ambiente de la sala donde se encuentra instalado el radiador

Y comienza a contabilizar cuando:

  • La diferencia de las temperaturas de superficie del radiador y ambiente sea mayor de 4 °C. A partir de esta temperatura entiende que el radiador está funcionando, y cuanto más tiempo y más diferencia exista de temperaturas, mayor será el consumo
  • En verano, cuando la temperatura de superficie del radiador sea mayor de 40 °C, y en invierno, cuando sea mayor de 29 °C

Ejemplo: El repartidor de costes de un radiador, que se encuentra en una habitación con una temperatura ambiente de 22 °C, empezará a contabilizar cuando la temperatura de superficie del radiador sea mayor de 26 °C, porque se entiende que el radiador está funcionando. Si la habitación ya estuviera caliente, mediante bomba de calor, estufa, o similar, el repartidor de costes no contabilizaría porque la temperatura de ambiente y la de superficie del radiador serían parecidas.

Como funcionan los repartidores de costes

El resultante son unidades adimensionales (no son kw/h ni ninguna otra unidad física de energía) proporcionales al calor emitido por el radiador, que deben de ser corregidos por varios coeficientes (factor K) definidos en la Norma UNE EN 834.

Por lo tanto, lo reflejado en el display del repartidor de costes deberá ser afectado por un coeficiente K, que tiene a su vez tres componentes:

  • KC.- Transferencia de calor de la superficie del radiador al repartidor de costes. Este valor es una característica de diseño del radiador, que aporta el fabricante del mismo, y que son interpretados a su vez por el fabricante del repartidor de costes según tablas de transmisión, tipo de sujeción del radiador, etc. Así, por ejemplo, es distinta la transmisión de calor de un radiador de aluminio o de hierro, la forma de los elementos radiadores, etc.
  • KQ.- Mide el rendimiento térmico del radiador, basado fundamentalmente en potencia calorífica del mismo, número de elementos, etc. El factor de tarificación KQ es el valor numérico (adimensional) del rendimiento nominal térmico (en vatios) del radiador. El rendimiento nominal térmico se corresponde al rendimiento térmico de radiador funcionando a una temperatura de entrada, una temperatura de retorno y una temperatura del aire de 90 °C, 70 °C y 20 °C respectivamente en una cámara de pruebas climáticas a una temperatura estable. La temperatura del aire se tiene que medir a 0,75 metros por encima del suelo y a una distancia de 1,5 metros de la superficie de calentamiento. Si el rendimiento nominal térmico del radiador se estableció para otras condiciones de temperatura, deberá convertirse éster a las condiciones mencionadas anteriormente.
  • KA.- En el caso de que el repartidor esté instalado en forma no estándar (i.e. cubre radiadores, etc.).

Para la determinación del factor K, cada fabricante de repartidores de costes facilita una base de datos de radiadores, especificando marcas, modelos, fabricantes, potencias, características, etc., que son consultados por la empresa instaladora para determinar el consumo final del radiador. El factor K está calculado por laboratorios homologados (la mayoría están en Alemania), para cada tipo de radiador. Es por todo ello incidir que el factor K de cada radiador y repartidor de costes es diferente.

Solicita un presupuesto,
rápido y sin compromiso

Ir arriba